Crisis de la deuda y rescate financiero

Crisis de la deuda

Para muchos, durante 2011 la crisis económica se ha intensificado. Desde el rescate financiero de Grecia hasta el destino del euro, todas las señales de alarma del sistema financiero global se han encendido. Pero mientras los políticos y la prensa mundial se centran en la crisis del euro, la crisis real es la de la deuda.

Estamos altamente endeudados, como países, como empresas y como individuos. Los bancos han generado un volumen colosal de deuda y han apalancado demasiado su base de capital, exponiéndose ellos mismos a unos niveles irracionales de riesgo. Los bancos centrales han bajado sus tipos de interés, incrementando la posibilidad de generar aún más deuda y permitiendo un mayor nivel de consumo, continuando con la fijación por el crecimiento económico y quedando a merced del mercado como única solución del problema.

Rescate financiero

Durante los tres últimos años, los Gobiernos han empleado cantidades ingentes de dinero para salvar el debilitado sistema financiero. Sin embargo, ha habido menos capital disponible que nunca para combatir la pobreza, para financiar la transición hacia una economía con menores emisiones de dióxido de carbono y para financiar la pequeña y mediana empresa; es decir, para todo lo que necesitamos realmente. Los recursos están disponibles, pero no existe la voluntad política para impulsar el cambio.

Hoy más que nunca se requieren nuevos enfoques creíbles y nuevas formas de pensar. Ahí es donde Triodos Bank, así como nuestros clientes y socios, tenemos un papel clave que jugar. No lograremos un cambio real atendiendo únicamente a las cifras de crecimiento, sino actuando como referentes y demostrando que es posible hacer las cosas de otra manera.

Los bancos son demasiado importantes como para dejarlos en manos únicamente de los banqueros. Queremos promover la idea de que “todos somos banqueros” y que todos tenemos la responsabilidad y la capacidad para influir en el impacto que nuestro dinero tiene sobre la sociedad y el medio ambiente. Triodos Bank no puede promover en solitario esta idea en la sociedad, pero sí puede servir de catalizador para lograr un cambio más profundo.