¿Qué inspiró este proyecto?

A menudo es difícil hacer realidad proyectos sociales en ciudades muy concurridas por el alto precio del suelo o de las instalaciones. Por eso nos ayudó mucho poder alquilar las instalaciones del antiguo centro de mayores St. Hildegard de Düsseldorf-Garath a la fundación sin ánimo de lucro Graf Recke. Para el antiguo dueño del centro de mayores, que lo había reconstruido en la propiedad de al lado, era importante que el edificio anterior continuase asociado a un fin social. Por ello, el nuevo inquilino está construyendo unas instalaciones donde ofrecer asistencia a niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales o discapacidad mental en este edificio protegido situado en el centro de Düsseldorf.

La zona también está integrada en un proyecto de desarrollo urbanístico más amplio. El objetivo es preparar el barrio para el futuro. Partiendo de un análisis detallado y la participación a distintos niveles de residentes y partes interesadas, se desarrolló un concepto para el futuro desarrollo del barrio con el nombre “Garath 2.0 - Preparando el cambio”. El desafío consistía en convencer a todo el mundo de la importancia de crear una instalación para menores y jóvenes en Garath y en disipar miedos y prejuicios.

¿Qué aspecto innovador incorpora?

En especial con los edificios protegidos, los procesos de obtención de permisos pueden durar mucho tiempo. Por ello, desde el principio pusimos en marcha numerosos procesos en paralelo.

Además, usamos nuestra red de contactos para implicar a la administración, los políticos locales y la población de la ciudad desde el comienzo. En el proceso de votación y participación que se produjo, fuimos capaces de lograr una mayoría aplastante a favor del proyecto.

¿Qué impacto ha tenido Triodos Bank en vuestro proyecto?

Como banco sostenible, Triodos Bank es muy importante para nosotros. Lo elegimos porque su filosofía es la que mejor encaja con nosotros, y no exclusivamente por criterios económicos. Triodos Bank entiende los problemas que supone para una entidad social financiar este tipo de propiedad, mucho mejor que otros bancos comerciales. Sus profesionales saben de qué hablamos y son mucho más flexibles a la hora de abordar estas cuestiones. Desde el primer momento, fue muy importante establecer este tipo de relación.

¿Qué impacto ha tenido vuestro proyecto en el ámbito social?

Queremos demostrar que, en el ámbito de los inmuebles sociales, no nos movemos solo en función de los números. En especial con el proyecto de Düsseldorf-Garath, demostramos que la máxima rentabilidad no siempre tiene que ser el factor decisivo. Solo se puede gestionar una propiedad de forma sostenible si encaja en la estructura del barrio y no es percibida como un cuerpo extraño.

¿Cuál es el impacto local de este proyecto?

Podríamos haber desarrollado otros planes en este lugar y haber abierto un hotel, por ejemplo, pero elegimos de forma consciente una solución social. Quisimos crear un proyecto faro con una perspectiva de uso a muy largo plazo para todo el barrio.

¿De qué manera comparte Triodos Bank vuestra visión?

Triodos Bank nos ha ayudado desde el principio a desarrollar nuestra visión de un centro social pionero y a hacerlo realidad conjuntamente con la fundación Graf Recke. Y es que, Triodos Bank, al igual que nosotros, cree que la sostenibilidad de una propiedad también se refleja en el uso que se le da -mientras conservamos esa arquitectura especial del reconocido arquitecto Gottfried Böhm- y en la forma en que encaja en el barrio.