2017
Inmuebles sostenibles e hipotecas sostenibles para particulares

¿Qué inspiró este proyecto?

Cuando llegué a Vitsœ, la empresa tenía su sede en Alemania y Dieter Rams, que también era director de diseño de Braun, era el encargado del diseño de los productos en Vitsœ. Dieter es uno de los principales diseñadores industriales del siglo XX. Para él, el buen diseño tiene que ver con las personas y, por tanto, el buen diseño debe ser innovador, útil, comprensible, discreto, duradero y respetuoso con el medio ambiente. En consecuencia, Vitsœ se ha marcado como meta durante casi 60 años hacer productos que duren mucho tiempo; productos que puedan ser reparados y a los que se les puedan añadir cosas; productos que serán atemporales. Solo después -con el crecimiento del movimiento ecologista- me di cuenta de que Vitsœ había estado abordando las cuestiones ambientales desde los años cincuenta aplicando el sentido común al diseño de productos adaptables hechos para durar.

¿Qué aspecto innovador incorpora?

En Vitsœ, nuestro objetivo es permitir que más gente viva mejor con menos y con cosas que duren más. Fomentamos, de manera activa, que nuestros clientes nos compren menos, porque pueden estar seguros de que seguiremos aquí en el futuro cuando quieran añadir algo más. Sabemos que nuestros clientes llegan incluso a incluir sus muebles Vitsœ en sus testamentos para asegurarse de que sean valorados por un miembro concreto de la siguiente generación. Hay académicos que nos han descrito como “empresa de la suficiencia” porque animamos a nuestros clientes a comprar solo aquello que realmente necesitan. Por ello, no ofrecemos descuentos ni tenemos rebajas, porque no tenemos productos obsoletos de los que deshacernos. No introducimos nuevos colores o modelos para intentar estimular las ventas a corto plazo. Siempre que podemos, todos nuestros nuevos modelos son compatibles con los antiguos y en ningún caso fabricamos para favorecer la obsolescencia.

¿Qué impacto ha tenido Triodos Bank en su actividad?

Triodos es una de las pocas organizaciones financieras con las que realmente trabajaríamos. En 1973, en Lo pequeño es hermoso, E. F. Schumacher identificó la avaricia y la envidia como las raíces de los problemas de nuestro mundo. Nosotros estamos deseando trabajar con los que están preparados para adoptar un enfoque más altruista. Cuando en 2014 surgió la oportunidad de comprar el solar de nuestro nuevo edificio de Leamington Spa, creímos que lo mejor en ese momento era pedir ayuda a nuestros clientes. Creamos el Bono Vitsœ y así es como financiamos la construcción y la ocupación. Una vez ya en el edificio, contactamos con Triodos para ver si nos podían ayudar con la siguiente fase de nuestro crecimiento. Hablamos con otros bancos pero, en nuestro interior, sabíamos que únicamente Triodos entendería realmente lo que intentamos conseguir.

¿Qué impacto ha tenido este proyecto en su sector?

En un mundo sometido a la moda, Vitsœ -como producto y como empresa- está decidida a no convertirse en un “producto de temporada”. Sin embargo, de una forma maravillosamente irónica, nos aprecian mucho en el mundo de la moda. Algo parecido sucede en el mundo de la música. Por ejemplo, existe una hermosa imagen de David Bowie sentado en la posición del loto frente a sus estanterías Vitsœ. Lo que nos diferencia en nuestro sector es que hemos sido innovadores a la hora de conectar estrechamente con nuestros clientes de todo el mundo (usando tanto internet como nuestras propias tiendas), para mantener una relación directa con ellos en más de 60 países.

Tal y como nosotros lo vemos, en realidad no somos una empresa de muebles, sino que coincide que hacemos muebles. Al hablar con nuestros clientes, lo que obtienen de nosotros es una mayor calidad de vida. Enriquecemos un aspecto de su vida que normalmente es fuente de estrés: la organización de sus hogares. Expresan su confianza en que Vitsœ se preocupa por ellos.

¿Cuál es el impacto local de este proyecto?

Partimos del principio fundamental de que la empresa debe hacer una contribución positiva al bien común. Eso significa que la comunidad debe incluir a vecinos, empleados, proveedores y clientes. Nuestra nueva sede de Leamington Spa es precisamente una afirmación de este propósito. Nuestros proveedores están, en la mayoría de los casos, a unos 90 minutos, lo que nos ofrece un clúster industrial próximo. Nuestro edificio es transparente y esto no es casual: la gente puede ver el interior y nosotros podemos ver el exterior. Queremos conectar con nuestra comunidad y eso incluye muchas escuelas, colegios y universidades locales que preparan a nuestros futuros empleados.

Hemos creado un edificio en el que las personas son el elemento central. Está hecho de materiales naturales, se ilumina con luz natural y se ventila de forma natural. Está diseñado para mantener conversaciones, minimizar la necesidad de tener reuniones formales y facilitar los contactos fortuitos entre las personas que resuelven los problemas cotidianos de forma espontánea.

¿De qué manera comparte Triodos Bank su visión?

El argumento “People, Planet, Profit” (Personas, Planeta, Beneficio) que Triodos acertadamente defiende, encaja muy bien con Vitsœ. Debemos encontrar a aquellas organizaciones que se crean preocupándose por las personas y nuestro planeta. Por desgracia, la lista es terriblemente corta. Por supuesto, de la misma forma que el cuerpo necesita oxígeno, alimentos y agua para sobrevivir, una empresa necesita el beneficio. Pero el beneficio no es la razón de existir de una empresa. Las empresas deben tener un propósito para existir. Lo que intentamos hacer, y lo que creo que se le da tan bien a Triodos, es destacar como empresa haciendo lo correcto por los motivos correctos; todo ello mientras animamos al mayor número posible de personas a avanzar en esa dirección. Solo así tendremos la posibilidad de hacer del mundo un sitio mejor.