2016
Agricultura y alimentación ecológicas y conservación de la naturaleza

Färm es una cooperativa de tiendas ecológicas con una oferta de productos que está lo más comprometida posible con la sostenibilidad. Le suministran, entre otros, comercio justo ecológico y pequeñas empresas familiares locales. Pero Färm es mucho más que una tienda ecológica. Es una cooperativa “del productor al consumidor”, que acorta la distancia entre ambos, asegurándose de que colaboran para que los alimentos sean la base de las relaciones en nuestra sociedad y para que todo el mundo pueda alimentarse de la forma más sostenible y deliciosa posible.

¿Qué inspiró este proyecto?

Nuestra visión consiste en volver a convertir la comida en un elemento de unión entre las personas. Queremos utilizar los alimentos para dotar de significado a la sociedad, que en las últimas décadas ha perdido un poco el rumbo, porque la industria agroalimentaria se ha convertido en una industria financiera más que una base real de la sociedad humana.

Básicamente, una tienda es un lugar en el que podemos generar esta unión. Es un lugar donde los productos son un medio de comunicación entre el consumidor, que también redescubre el significado de su acción, y el productor que está detrás del producto, que utiliza todos sus conocimientos y su pasión para transformarlo en un producto que será consumido con placer.

Cuando empezamos en 2009, éramos muy conscientes de que los clientes de productos ecológicos eran personas extremadamente conscientes y consideradas con todo el universo, acerca de cualquier impacto, ambiental o humano. Además, fueron una inspiración para poner en marcha el negocio.

¿Qué aspecto innovador incorpora?

Contamos con procedimientos de compras comerciales con productores y cooperativas. Por tanto, intentamos desarrollar estas relaciones para convertir Färm en una herramienta que ayude a crear industrias resilientes, generando asociaciones cooperativas con los productores. Agribio es un ejemplo. Se trata de una cooperativa de productores de cereales de Valonia, que también son molineros; hacen su propia harina en la granja. En 2016, unimos fuerzas con ellos para crear una cooperativa al 50% para crear una nueva cooperativa de panadería. Esta cooperativa hace todo el pan que distribuimos en nuestras tiendas Färm, y también en cualquier otra tienda que quiera aprovechar esta oferta de pan 100% natural y ecológico, sin ningún producto añadido aparte de la harina, el agua y la sal.

El siguiente paso fue establecer otros nuevos sectores de producción, de forma que nuestra actividad tuviese mucho más impacto, para la carne, los productos lácteos, los cereales y los productos de jardinería.

¿Qué impacto ha tenido Triodos Bank en su actividad?

Trabajar con Triodos Bank nos ha permitido aumentar nuestros locales de venta al público, ya que nos financia con un apoyo entusiasta a cada una de nuestras solicitudes. Hemos establecido una relación de confianza entre las dos organizaciones. Y asociar Färm a Triodos Bank también demuestra que somos coherentes al poner la sostenibilidad en el centro de todo lo que hacemos. Por tanto, considero que es una verdadera asociación que fortalecemos juntos.

¿Qué impacto ha tenido este proyecto en su sector?

Es muy interesante que proveedores y productores quieran cada vez más construir industrias resilientes y sostenibles con nosotros cuando crecen a través de nuestra red. Acordamos contratos mucho mejores con ellos y se preocupan principalmente de las especificaciones de desarrollo que tiene un compromiso ambiental y social, además del aumento del impacto social de los alimentos ecológicos y sostenibles.

Un productor ya no quiere ser solo una herramienta para la producción en masa y la industrialización de los alimentos. En realidad, los productores quieren convertirse de nuevo en artesanos tanto en lo relativo a los propios productos como a la tierra. Ser capaces de ofrecer a estos productores una oportunidad de desarrollar su actividad, su pasión y sus valores gracias a la cooperativa y a las tiendas de Färm es muy emocionante.

¿Cuál es el impacto local de este proyecto?

Hay dos tipos de impacto cuando se abre una tienda de Färm. En primer lugar, la base local de clientes está muy contenta porque creamos puntos de venta a escala humana, en el que la relación con el tendero es importante; nuestro personal está en la tienda y conoce a nuestros clientes y sus hábitos. Por lo tanto, se recupera una relación mucho más familiar con el tendero.

Por lo que se refiere a los empleados, pensamos que hoy las personas también buscan significado en su trabajo, con independencia del puesto. Y eso es un verdadero desafío. No siempre es fácil conectar con una realidad y con un significado en un puesto de trabajo que puede que no siempre sea fácil en el día a día, trabajando la tierra, en una tienda o en una oficina. Nuestra ambición es que cada día, cada acción en el trabajo sea un acto de pasión conectado con algo más fuerte, más grande y más cohesionado entre distintos grupos de interés, ya sean compañeros o productores con los que en el futuro poder asociarnos.

A través de la cooperativa Färm, nuestro objetivo es reestablecer la conexión en la sociedad gracias sencillamente a los alimentos, que son la base de todo nuestro sistema.

¿De qué manera comparte Triodos Bank su visión?

Un elemento interesante y algo que Färm comparte con Triodos Bank es la elección de los productos. Al igual que Triodos selecciona cuidadosamente sus productos de inversión y sus créditos, las entidades a las que se los concede, también Färm selecciona así sus productos y productores. No trabajamos con cualquiera y no tenemos en stock cualquier producto. Esto es un ejemplo de un verdadero elemento en común entre ambas organizaciones.

Para asegurarnos de que los productos que vendemos en las tiendas de Färm son los más responsables y comprometidos del mercado, hemos creado un comité de marcas en el que ahora invitamos a participar a los empleados, para seleccionar los productos y las marcas que se van a incluir en el catálogo de Färm. Los productos cumplen con un conjunto de criterios muy estratégico, definidos en nuestra carta de productos y que hacen realidad nuestros valores. Son criterios como productos de comercio justo, ecológicos y locales, productos directos, el tamaño de la empresa, si un producto viene de una empresa familiar o no, etc. Todos estos criterios se reflejan en cada una de las marcas que enumeran todos los empleados de las tiendas de Färm de forma participativa e igualitaria.