2016
Arte y cultura

¿Qué inspiró este proyecto?

El Centro de Arte Herman van Veen de Soest (Países Bajos) está situado en una vieja finca. Este centro de arte y cultura se creó en 2012 y es una iniciativa del artista neerlandés y performer Herman van Veen y su guitarrista habitual, Edith Leerkens.

La cultura y la naturaleza van de la mano aquí y se fusionan. Por ejemplo, la mansión protegida de la finca expone pinturas de Herman van Veen, hay actividades en la naturaleza para niños y adultos en un parque de acceso libre y un viejo granero acoge un pequeño teatro. El escenario cuenta con 80 butacas y ofrece una plataforma para jóvenes artistas que quieren combinar teatro, música y danza.

¿Qué aspecto innovador incorpora?

Las entradas para las actuaciones en el teatro del Centro de Arte no están a la venta; al menos no por adelantado. Cualquier persona que quiera asistir a un espectáculo solo tiene que pasarse. Y así es cómo las personas conocen la finca y descubren qué otras actividades se ofrecen, como las exposiciones.

Este concepto innovador convierte el Centro de Arte en una experiencia personal. No se centra en el “consumidor de teatro” anónimo que compra las entradas en internet, sino en las personas que son receptivas a las sorpresas y los encuentros. Las personas que desean apoyar al Centro de Arte pueden convertirse en amigos y permanecer conectadas por más tiempo.

¿Qué impacto ha tenido Triodos Bank en su actividad?

La relación entre Triodos Bank y el Centro de Arte dura ya varios años. Desde la puesta en marcha del centro, el banco mantuvo conversaciones sobre la financiación y la explotación de la finca. Y en 2016, el banco aportó una hipoteca para adquirir la vieja mansión, un monumento nacional.

Para ello, Triodos Bank y el Triodos Cultural Fund (cada uno aportó la mitad de la financiación) sumaron fuerzas con el fondo de restauración nacional neerlandés (Nationaal Restauratiefonds). El Fondo es responsable de financiar la restauración del edificio, que alberga exposiciones, oficinas y espacio de trabajo. Tras la restauración de 2017, también servirá como espacio para recepciones, cenas y reuniones de negocios.

¿Qué impacto ha tenido este proyecto en su sector?

El Centro de Arte ofrece una oportunidad al talento artístico joven y, de esta forma, contribuye al desarrollo del sector cultural. Se centra específicamente en los artistas que combinan diferentes géneros, lo que se ajusta a la versatilidad del propio Herman van Veen.

El centro también demuestra el valor añadido de organizar eventos culturales en un lugar caracterizado por la naturaleza. Se combinan el interior con el exterior. La tranquilidad de la naturaleza exterior inspira a los espectáculos y las demás actividades celebradas en el interior. Además, las actuaciones teatrales también se escenifican en parte en el exterior.

¿Cuál es el impacto local de este proyecto?

El Centro de Arte Herman van Veen inspira de muchas formas. Es un lugar hermoso en el que suceden cosas emocionantes. Presta especial atención a los niños. Por ejemplo, hay búsquedas del tesoro por los bosques de la finca. Y acoge la pequeña casa de Alfred J. Kwak: el patito que ganó fama mundial en parte a través de una serie televisiva de 52 capítulos.

La atención a los niños es deliberada. Herman van Veen es un defensor de los derechos de la infancia y mecenas de la Lot’s Foundation, que promueve los derechos de los niños y niñas en todo el mundo.

¿De qué manera comparte Triodos Bank su visión?

Triodos Bank contribuye a una sociedad con calidad de vida. El Centro de Arte Herman van Veen hace lo mismo de muchas formas distintas: a través de las actividades culturales que ofrece, pero también con la contribución del centro a la conservación y el desarrollo de los valores de la naturaleza.

Asimismo, el centro aporta nueva vida a la vieja mansión de la finca. El centro, el banco y el Nationaal Restauratiefonds hacen juntos posible la conservación de este monumento nacional de significativo valor cultural e histórico.