Respuestas ante un mundo cambiante

Círculos viciosos frente a círculos virtuosos

Vivimos en un mundo interconectado donde las conexiones pueden generar efectos positivos y también negativos. Por ejemplo, en torno al cambio climático se generan circuitos de retroalimentación que intensifican aún más los cambios en el clima a través de un círculo vicioso y negativo. Un buen reflejo de esta dinámica es el proceso de deshielo. Los colores pálidos de la nieve y el hielo y su alta capacidad para reflejar la luz hacen que una gran proporción de la luz solar rebote en la corteza terrestre y vuelva al espacio, limitando así el grado de calentamiento que ocasiona. A medida que se calienta el planeta, los hielos se derriten y revelan una mayor proporción de suelo, de color oscuro, o bien el agua que contienen debajo. El resultado es que se absorbe una mayor cantidad de energía del sol, lo cual hace aumentar el calentamiento, provocando a su vez un mayor deshielo – y así sucesivamente.

De igual manera, los riesgos asociados a un sistema financiero que se ha centrado exclusivamente en el crecimiento y la riqueza han generado una profunda crisis. Esto hizo, en parte, que los gobiernos optaran por aplicar medidas de austeridad que han tenido graves consecuencias para el conjunto de la sociedad. Los recortes en materia de bienestar, las pérdidas de puestos de trabajo y el cierre de la financiación a las empresas han provocado que la recuperación económica sea más lenta y dolorosa.

Pero los circuitos de retroalimentación también pueden generar efectos positivos – o círculos virtuosos –. Quienes depositan sus ahorros en Triodos Bank, por ejemplo, llegan a conocer mejor las cuestiones que rodean al cambio climático y las desigualdades sociales, a medida que conocen más de cerca los proyectos que contribuyen a financiar con sus ahorros. Esto, a su vez, puede influir en el resto de decisiones que adopten – a la hora de comprar o ahorrar – en otros ámbitos de su vida. Además, el hecho de conocer nuevas ideas e iniciativas empresariales puede incluso llegar a afectar a sus decisiones en materia de salud, educación y bienestar.

Nuestras vidas, y las “grandes cuestiones” a las que nos enfrentamos cada vez con más frecuencia como individuos y como sociedad, están interconectadas con distintos ecosistemas, ya sea en el entorno natural o en el entorno de los negocios. Por eso creemos que las soluciones que demos a nuestros principales desafíos han de venir de esfuerzos conjuntos y a través de enfoques globales. De hecho, es necesario que generemos un mayor número de estos “círculos virtuosos”. Los objetivos estratégicos de Triodos Bank, que describiremos con mayor detenimiento más adelante, son un reflejo de esta firme convicción.

La tragedia que se avecina

El título de este apartado no refleja únicamente nuestro punto de vista. En una serie de discursos pronunciados durante el año 2015, los principales reguladores han establecido la relación existente entre el sistema financiero y una serie de grandes cuestiones que se han producido durante ese año, haciendo referencia a los profundos efectos a largo plazo que ejerce el cambio climático sobre la pobreza, los movimientos migratorios, la estabilidad política y la seguridad alimentaria y del agua. Uno de estos reguladores describía el “cortoplacismo” asociado a los breves ciclos económicos y políticos y a los mandatos de los bancos centrales como la “tragedia que se avecina”.

Otro representante de un banco central llegaba a decir que “nos encontramos en una encrucijada” y que “el desarrollo sostenible es clave para garantizar el bienestar de la generación actual y de las generaciones venideras.” La necesidad de abordar estas cuestiones ha dejado de ser urgente, y ha pasado a ser crítica. Los desafíos que ya predijeron organizaciones como el Club de Roma en 1972, que pusieron de manifiesto los problemas del crecimiento exponencial económico y de la población en un mundo con recursos finitos, están ya entre nosotros.

Durante el pasado año hemos sido testigos de grandes movimientos de personas que han huido de Siria, entre otros lugares, con destino a Europa. Según los estudios realizados por la Met Office, el servicio de climatología del Reino Unido, las temperaturas han aumentado ya en un grado, alcanzado así la mitad del peligroso umbral establecido, y la conferencia sobre el cambio climático COP21 celebrada en París a finales del pasado año ha sido considerada por algunos como un punto sin retorno para evitar los catastróficos avances del cambio climático. Prácticamente en paralelo a todo ello, se han venido produciendo ataques terroristas en Europa, en el norte de África y en Oriente Medio. Estos acontecimientos se han producido inmediatamente después de una crisis financiera que sigue ocupando la atención de reguladores, políticos y ciudadanos por igual.

Consideradas todas estas crisis a la vez, el resultado puede superarnos y resultar del todo abrumador, pero la realidad es que se ha producido una firme respuesta positiva y global al respecto; desde la extraordinaria dignidad de las personas directamente afectadas por los ataques terroristas, hasta la evolución experimentada por los planteamientos de los bancos centrales, pasando por los grandes avances tecnológicos y prácticos experimentados en el sector de las energías renovables y la acogida de las comunidades de refugiados en toda Europa. Cada vez son más las personas que son conscientes de que vivimos en un sistema interconectado y que abordar las cuestiones de manera aislada no es suficiente para mejorar la calidad de vida del conjunto de la sociedad.

Cuál es la respuesta de Triodos Bank ante un futuro incierto

Triodos Bank forma parte de este mundo en continuo cambio. Para entenderlo y afrontar mejor el futuro, en 2014 desarrollamos una perspectiva a 10 años para estar preparados de cara a seguir cumpliendo nuestra misión de sostenibilidad. Aprendimos de otros y desarrollamos un análisis de escenarios diversos que compartimos en el informe anual del año pasado. Esto, a su vez, ha derivado en cuatro nuevas líneas estratégicas clave, que se describen más adelante, y que constituirán el epicentro de nuestro plan de negocio durante los próximos tres años.

Estos hipotéticos escenarios de futuro hacen posible que Triodos Bank pueda contemplar el futuro desde una perspectiva más amplia. Nos permiten evaluar y responder ante el desarrollo de acontecimientos como los indicados anteriormente, ponerlos en contexto y abordarlos desde una perspectiva sistémica. De este modo, podemos evitar respuestas cortoplacistas ante nuevos desarrollos aparentemente alarmantes. Y nos sirven como inspiración para desarrollar planes específicos, como es el caso de “ampliar nuestro ámbito de actuación” para tratar de dar respuesta a las cuestiones convergentes de la sociedad: un objetivo clave en los próximos años.

Somos conscientes, por ejemplo, de que el importante acuerdo mundial alcanzado en la conferencia COP 21 sobre el cambio climático celebrada en París en 2015 para limitar las emisiones de carbono puede animar a los inversores a evitar recursos que puedan terminar convirtiéndose en activos atrapados en industrias basadas en los combustibles fósiles y, en su lugar, se centren en activos que generen un impacto. Esto, a su vez debería animar a los inversores a concebir sus finanzas en un contexto más amplio, que tenga en cuenta el impacto de sus inversiones además de sus rentabilidades y riesgos probables. La perspectiva a 10 años que hemos desarrollado nos ayuda a concebir este acuerdo desde una óptica más amplia. Para nosotros, se trata de un paso importante y positivo, siempre y cuando se pueda traducir en un cambio profundo hacia unas finanzas que generen un verdadero impacto y que proporcionen beneficios claros para la sociedad además de rentabilidades financieras.

Tenemos claro que las finanzas de impacto pueden generar importantes transformaciones, y para nosotros este concepto consiste en dirigir recursos económicos a aquellos fines que beneficien a las personas y al medio ambiente a largo plazo. Lo primero que vemos es el impacto, pero también debería proporcionar unas justas rentabilidades financieras y no financieras. Se trata de un aspecto fundamental para comprender el enfoque de futuro adoptado por Triodos Bank y cómo ha conseguido llevar a la práctica su misión en el pasado. Además, este enfoque diferencia a Triodos de prácticamente todos los demás bancos.

La perspectiva a 10 años desarrollada por Triodos Bank, que implica involucrar a distintos grupos de interés de una serie de compañías que tengan un verdadero interés en la sostenibilidad, ha derivado directamente en la definición de cuatro áreas estratégicas claves que creemos que nos ayudarán a seguir aumentando el impacto sostenible de Triodos Bank en el futuro. Estas cuatro áreas estratégicas figuran entre la tabla de objetivos estratégicos que se incluye a continuación de este apartado. Y lo que es aún más importante, son todas ellas áreas que los distintos grupos de interés reconocen y valoran, tal y como indica más adelante el análisis de materialidad que hemos realizado.

  • Ampliar nuestro ámbito de actuación: incrementaremos nuestra oferta de productos y servicios para convertirnos en el primer banco de nuestros clientes en todos los países en los que trabajamos, y desarrollaremos nuestras actividades más allá de la banca tradicional. Ya hemos empezado a trabajar en ello. En 2015, por ejemplo, lanzamos en España un servicio de consumo responsable que vincula las decisiones de compra de los clientes con la donación. Los comercios sostenibles que operan con Triodos Bank se incluyen en un mapa, de manera que los clientes particulares puedan localizarlos en una web y app móvil. En algunos de estos establecimientos, las compras que se realicen con la tarjeta Triodos generan una donación por parte de dicha empresa (en lugar de aplicar un descuento al uso) a la Fundación Triodos.
  • Innovar a través de nuevas iniciativas y alianzas: vamos a innovar más. Durante el pasado año creamos el LEAF Lab, una iniciativa de colaboración entre las unidades de negocio de Triodos Bank en Países Bajos, que se centra en desarrollar nuevas innovaciones que cubran las necesidades de nuestros grupos de interés. Asimismo, lanzamos en los Países Bajos el Fondo Multiimpacto Triodos. Este “fondo de fondos” ofrece a los inversores minoristas holandeses la oportunidad de poner a funcionar su dinero en múltiples sectores que son, todos ellos, fundamentales en la actual transición hacia un mundo más equitativo y sostenible. Este fondo aúna una serie de fondos independientes procedentes de una amplia gama de ámbitos sostenibles, generando una mayor liquidez de manera que sea más fácil comprar y vender acciones, y consiguiendo que resulte más accesible la inversión de impacto para un amplio abanico de inversores “ordinarios”.
  • Una vez más, los distintos grupos de interés nos indican que valoran en gran medida las inversiones sostenibles. Se trata de la cuestión más importante para ellos en el análisis de materialidad que mostramos más adelante así como la segunda mayor prioridad del banco. La creación de fondos como el Fondo Multiimpacto Triodos contribuyen a satisfacer esta demanda. En España, la Fundación Triodos ha lanzado la primera plataforma de crowdfunding para huertos escolares ecológicos. Esta plataforma está integrada en el sitio web colaborativo www.huertoseducativos.org, en donde los colegios pueden compartir experiencias sobre las ventajas educativas de contar con un huerto ecológico en sus instalaciones. Antes de finalizar el año ya se habían financiado proyectos en dos escuelas y la iniciativa había conseguido un premio como una de las 50 mejores ideas digitales del mercado, otorgado por uno de los principales periódicos económicos del país.
  • Convertirnos en una “organización de aprendizaje”: durante el año hemos articulado la “esencia de Triodos”. Este documento ha servido como base para profundizar en la esencia de nuestra organización con los empleados de todas las sucursales y fomentar entre ellos una relación más estrecha con los valores y el triple enfoque de Triodos Bank. Este enfoque implica tener en cuenta tres cuestiones a la hora de financiar un proyecto o un negocio: ¿Existe una idea apasionante y sólidamente arraigada detrás del negocio que motive a los integrantes del proyecto? ¿Existe una comunidad en desarrollo o un espíritu emprendedor que comparta una sólida cultura? ¿Tiene el negocio una lógica económica y aborda una necesidad real? En 2016 también implantamos Engage, una herramienta online de colaboración y aprendizaje para todos los integrantes de Triodos Bank que sirve como instrumento para ayudarnos a aprender, compartir y retener conocimientos. Para que Triodos Bank siga desarrollándose es fundamental que aprendamos de nuestros grupos de interés. Esto incluye participar en las redes sociales para identificar las necesidades financieras del futuro, así como a los proyectos y las personas que cambiarán la economía y la harán más sostenible y social.
  • Profundizar en nuestro enfoque relacional: trabajaremos más con los clientes, aprovechando al máximo las comunidades y redes de nuestros sectores, compartiendo conocimientos e información que les sea de valor. Y adoptaremos las últimas tecnologías para reforzar, y no para disminuir, el alcance de nuestras relaciones. En 2015, celebramos cientos de reuniones, a través de las cuales pusimos en contacto a trabajadores, ahorradores e inversores con prestatarios de distintos países europeos. Asimismo, hemos reforzado una serie de alianzas estratégicas ya existentes con otras entidades bancarias – como es el caso de la Alianza Global para una Banca con Valores (GABV) – intercambiando conocimientos y experiencias en una serie de ámbitos que van desde la generación de información de impacto hasta el establecimiento de contactos con consejeros para analizar cuestiones comunes. También hemos establecido y participado en nuevas alianzas como la red B Corporation, un organismo de certificación para empresas que buscan un beneficio social además de económico. Durante el pasado año, por ejemplo, celebramos un evento especial en la sede central de Triodos Bank para lanzar la red B Corporation en Europa.