Impacto, riesgo y rentabilidad: un negocio integrado

Estas áreas estratégicas nos ayudarán a seguir profundizando en los logros ya conseguidos y a desarrollar un mayor impacto positivo y sostenible en el futuro. Cada vez utilizamos más el impacto, el riesgo y la rentabilidad para comprender y evaluar los avances y resultados de una manera global.

Tradicionalmente los bancos han puesto el foco en el riesgo y la rentabilidad, sobre todo para evitar resultados negativos y facilitar que los inversores entiendan el rendimiento de una determinada entidad. El riesgo y la rentabilidad tienden a percibirse en un contexto cortoplacista, en especial cuando una entidad concibe como objetivo principal maximizar la rentabilidad para los accionistas. Se trata de una perspectiva que concibe a la empresa únicamente desde la reducida óptica de sus resultados financieros, y niega la relación más amplia que una compañía desarrolla con la sociedad y con el entorno, así como el impacto que genera sobre ellos.

De este modo, Triodos Bank utiliza el impacto, el riesgo y la rentabilidad para comprender su desarrollo general y el lugar que ocupa en el entorno que le rodea. Este enfoque requiere necesariamente que se adopte una perspectiva positiva a largo plazo. Porque si uno se centra en conseguir un impacto sostenible en materia social, ambiental y cultural además de un riesgo y una rentabilidad – como hace Triodos Bank – su horizonte ha de ser necesariamente a largo plazo y generar una perspectiva positiva y global.

Impacto

Triodos Bank quiere generar un impacto sostenible. Cuando hablamos de “impacto” nos referimos a tener en consideración lo que nuestras actuaciones – en particular nuestras actividades de financiación y de desarrollo de inversiones – suponen en concreto para las personas. Impacto significa proporcionar resultados positivos, no sólo desde un punto de vista transaccional sino también a nivel social y ecológico.

Cada vez son más los bancos y las empresas que hablan de la sostenibilidad y de sus esfuerzos para hacer realidad un impacto sostenible. Este enfoque puede tener un alcance limitado, por ejemplo, centrándose en reducir las emisiones de CO2 o en desinvertir de aquellas industrias que utilicen combustibles fósiles. Se trata, sin duda, de objetivos loables. De hecho, Triodos Bank se ha unido a otras entidades financieras en los Países Bajos para firmar el “Dutch Carbon Pledge”, un compromiso formalizado durante la conferencia COP21 celebrada en París, para experimentar con la medición de una huella de carbono anual, la divulgación y la fijación de objetivos sobre las inversiones. Pero el impacto ha de ir mucho más allá. Queremos utilizar las finanzas como catalizador para hacer realidad nuevas ideas sostenibles en la economía real.

Además de desarrollar un impacto positivo, también queremos comprenderlo y comunicarlo mejor.

Durante 2015, hemos informado de forma más significativa sobre el impacto cualitativo de las actividades financieras de Triodos Bank, auditando los datos del impacto que generamos y desarrollando un manual para proporcionar a los empleados del banco todo lo que deben saber sobre nuestro impacto y sobre cómo plasmarlo en la información que facilitamos. En nuestra opinión, si bien resulta de gran utilidad proporcionar datos sobre nuestro impacto, su verdadera función ha de sevir de apoyo – y no anteceder – a las evidencias cualitativas de dicho impacto. En 2015 hemos avanzado en compartir con los diferentes públicos cómo abordamos la medición de impacto, y hemos aprendido de lo que otros están haciendo en este ámbito. Tenemos intención de desarrollar este área aún más en los próximos tres años y evolucionar desde un enfoque meramente basado en la medición y reporte del impacto a gestionarlo de manera más eficaz en el propio negocio. La mejor manera de hacerlo es con la práctica, y así lo estamos poniendo en marcha en el capítulo dedicado al impacto.

También hemos desempeñado un papel activo en el desarrollo de un baremo de banca sostenible elaborado por la Alianza Global para una Banca con Valores (GABV) para que los grupos de interés puedan comprender mejor la sostenibilidad de los diferentes bancos. Una vez más, hemos publicado nuestros resultados en este formato en nuestro informe anual. Otros bancos miembros de la GABV también han acordado publicar sus resultados de manera conjunta en un sitio web especial en 2016.

Riesgo

Dado que nuestro punto de partida es proporcionar un mayor impacto a largo plazo, es esencial que seamos resistentes desde un punto de vista financiero y, como resultado de ello, nos hemos centrado de manera sistemática en conseguir una cartera de préstamos de alta calidad. El moderado apetito de riesgo de Triodos Bank constituye una base importante sobre la cual desarrollar nuestra solidez.

Históricamente, hemos desarrollado una cartera de crédito de alta calidad, lo cual significa que solo un número relativamente reducido de clientes no han sido capaces de devolver la financiación que les habíamos proporcionado.

La industria de la banca, al menos con relación a sus funciones principales, tiende a reducir el riesgo. No obstante, es necesario asumir ciertos riesgos para conseguir cambios y desarrollo. Los distintos grupos de interés nos han pedido que reconsideremos nuestro enfoque de riesgo para lograr un mayor impacto, y así lo haremos. No obstante, es importante comprender que un aumento del impacto no necesariamente significa un mayor riesgo y unas menores rentabilidades. De hecho, debido a la perspectiva inherentemente a largo plazo del impacto, un aumento del mismo, en nuestra opinión, puede significar que se reduzcan los riesgos y que se aumenten las rentabilidades con el tiempo.

Rentabilidad

Triodos Bank ha sido capaz de proporcionar unas rentabilidades estables y justas durante un periodo prolongado de tiempo. Sin embargo, en 2015, Triodos Bank se ha enfrentado a una dura competencia procedente de la banca convencional, la cual ha aumentado su interés en el ámbito de la sostenibilidad tras considerarla una oportunidad de mercado. Por esta razón, hemos experimentado una creciente competencia con relación a las empresas sostenibles más sólidas que buscaban financiación. Asimismo, los emprendedores siguen reflejando una clara incertidumbre con respecto al futuro, en lo que se refiere a las políticas públicas y a los mercados que afectan a sus sectores, y se muestran reticentes a invertir y a conseguir financiación. Y mientras los tipos de interés siguen situándose en unos niveles extremadamente bajos, los modelos de negocio de las entidades bancarias, incluido el de Triodos Bank, se pueden ver afectados negativamente; esto es especialmente cierto cuando es necesario invertir los excedentes de liquidez con arreglo a unos tipos de interés negativos. A pesar de ello, hemos sido capaces de seguir aumentando nuestra cartera de préstamos sostenibles en un 13% en 2015. El total de la cartera de crédito, incluida la concesión de préstamos a corto plazo a ayuntamientos, aumentó en un 22%.

En líneas generales, Triodos Bank cuenta con un negocio equilibrado que también se beneficia del éxito de su actividad en el área de inversiones de impacto, a través de Triodos Investment Management, cuyos activos gestionados crecieron un 19% en 2015.

Una sólida entidad centrada en el impacto

Al combinar el impacto con el riesgo y la rentabilidad se pone de manifiesto el enfoque basado en valores de Triodos Bank. La razón de ser de nuestro banco es beneficiar a las personas, el medio ambiente y la cultura. Somos una entidad que integra el impacto no financiero con los resultados financieros. No obstante, para Triodos Bank los resultados financieros también son importantes porque necesitamos ser una entidad financiera sólida para poder generar un cambio sostenible y duradero.

Nuestros grupos de interés así lo entienden, tal y como refleja el análisis de materialidad que se indica a continuación. Nuestra condición de entidad bancaria sólida también se refleja en los objetivos estratégicos que se muestran más adelante. Estos objetivos describen cómo proporcionamos un impacto positivo y cuáles son nuestros planes de futuro. Asimismo, son un reflejo de la visión de nuestros grupos de interés y del propio Triodos Bank.

Para afianzar nuestra posición como institución financiera estable y solvente, hemos mantenido nuestra sólida posición de capital (ratio CET1 del 19%) y hemos gestionado el crecimiento del volumen de préstamos, depósitos e inversiones durante el ejercicio. Este esfuerzo colectivo ha permitido que el volumen total de activos gestionados por Triodos Bank haya alcanzado los 12.300 millones de euros a finales de año.

Sigue siendo complicado mantener un adecuado equilibrio entre las actividades de concesión de préstamos, y el sólido flujo de entrada de depósitos, al tiempo que seguimos diversificando nuestra cartera de crédito. La actividad en el ámbito de las hipotecas sostenibles ha seguido creciendo y ha contribuido en este sentido. Nuestras hipotecas incentivan a los propietarios para que vivan en inmuebles más respetuosos con el medio ambiente. Esta línea de actividad creció un 52% durante el ejercicio y ha contribuido a obtener un ratio entre préstamos y depósitos sostenibles del 62%.

Asimismo, estamos obligados a cumplir unas obligaciones regulatorias cada vez mayores. Esto significa que hemos seguido realizando esfuerzos y destinando recursos significativos a este ámbito durante el ejercicio, y nos hemos beneficiado de la consolidación de los equipos de gestión de riesgos y de unas estructuras de gobierno interno más robustas. En último término, la regulación no debería limitar nuestra capacidad para conectar con los clientes. La regulación no debe perjudicar al diálogo que entablemos con ellos, por ejemplo, cuando se convierte en un intercambio de protocolos. Nos hemos esforzado en desarrollar un diálogo constructivo con los reguladores y con el conjunto del público durante el ejercicio 2015 para asegurarnos de que la regulación sea proporcionada para las entidades bancarias de pequeño y mediano tamaño, y a la vez efectiva.