Energías renovables – Imagen encabezado (foto)

Energías renovables

Medidas de impacto

Triodos Bank y los fondos de inversión de Triodos Investment Management financian empresas que promueven la utilización de fuentes de energía renovables y proyectos que reducen la demanda de energía y fomentan la eficiencia energética.

A finales de 2015, Triodos Bank y los fondos de inversión en energía y clima financiaban 358 proyectos en toda Europa (2014: 362, figura revisada), que representaban una capacidad de generación de energía de 2.100 MW (2014: 2.100 MW). Durante el ejercicio, estos proyectos contribuyeron a una reducción total de 1,5 millones de toneladas de CO2 al tiempo que generaron un volumen de energía sostenible equivalente a las necesidades de electricidad de 1 millón de hogares europeos (2014: 0,9 millones, cifra revisada).

Es decir, por cada cliente de Triodos Bank, financiamos la necesidad de electricidad de 1,7 hogares.

Energías renovables – Medidas de impacto (gráfico)

Nuestra visión y actividades

Préstamos al sector de las energías renovables

Porcentaje de préstamos e inversiones en el sector de las energías renovables

Energías renovables – 25% de préstamos concedidos al sector de las energías renovables (gráfico circular)

Préstamos por subsectores

Energías renovables – Préstamos por subsectores (gráfico circular)

% obtenido de los datos disponibles en la fecha de publicación

Nuestra visión sobre las energías renovables

Triodos Bank considera que la energía es una necesidad básica para las personas y, por tanto debemos garantizar que la generación y el uso de este recurso se basen en criterios de sostenibilidad para las generaciones futuras.

Por qué es importante cómo generamos nuestra energía

La creciente demanda global de energía, la preocupación sobre los temas de seguridad energética y el impacto potencial del cambio climático global se han convertido en asuntos cada vez más urgentes.

Creemos que el potencial de las tecnologías relacionadas con las energías renovables y las medidas de eficiencia energética van a contribuir a crear un modelo energético más sólido, descentralizado y sostenible, preparado para afrontar estos desafíos en el futuro.

Los gobiernos europeos están fomentando los cambios en esta dirección en virtud del Objetivo “20-20-20” de la UE, que contempla que el 20% de la energía consumida provenga de fuentes de energía renovables, una mejora del 20% de la eficiencia energética y un 20% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2020. En 2015 se alcanzó un acuerdo internacional que exige tanto a los países en desarrollo como a los países desarrollados que limiten sus emisiones a los niveles relativamente seguros de 2ºC, con el objetivo de alcanzar la cota de 1,5ºC.

Triodos Bank juega un papel importante en este esfuerzo para incrementar el impacto de los proyectos relacionados con las energías renovables y la eficiencia energética en un contexto más amplio.

Nuestras prioridades

Poniendo nuestro foco en la utilización de tecnologías maduras tales, como la energía eólica y la energía solar, contribuimos de forma significativa a la necesaria transición de nuestro modelo energético.

Después de 25 años financiando proyectos relacionados con las energías renovables, disponemos de una gran experiencia y especialización, algo que valoran especialmente los promotores y operadores de energías renovables con los que trabajamos.

Estamos ampliando también nuestro impacto trabajando con estructuras de propiedad más diversas, tales como los proyectos comunitarios de energías renovables y la financiación de infraestructuras de eficiencia energética en edificios ya construidos.

Nuestras actividades

Todos los proyectos financiados relacionados con la energía contribuyen a nuestra visión de un modelo energético sostenible.

Ya sea a través de la instalación de una mayor capacidad de generación de energías renovables (procedente de fuentes eólica, solar o hidráulica) o de medidas de ahorro y eficiencia energética, todos los proyectos financiados contribuyen de forma significativa a la creación de un modelo energético más resistente, sostenible y limpio.

Caso de estudio

Fortech – Wase Wind
 

Energías renovables – Caso de estudio (foto)

Chris Derde, gerente de Fortech

¿Qué inspiró este proyecto?

El sector de la energía eólica renovable irrumpió en Dinamarca y Alemania a finales del siglo pasado. Los avances tecnológicos habían convertido la energía eólica en una opción atractiva para generar electricidad y los responsables de Fortech se propusieron obtener energía a partir del viento en la zona del río Waas, Bélgica.

“Fundamos la cooperativa Wase Wind con cuatro amigos de la infancia procurándonos la financiación para los aerogeneradores, tanto por nuestros propios medios como implicando al mayor número posible de personas y asumiendo nosotros la responsabilidad de su inversión”, explican al recordar los orígenes de la iniciativa.

Su objetivo fue, desde el principio, producir el 100% de la energía a partir de fuentes renovables. Y hacerlo, además, velando por la salud financiera del negocio “sin buscar un beneficio excesivo”. Para alcanzarlo, además, se dedicaron a gestionar adecuadamente el dinero invertido y seguir una estrategia de innovación constante.

¿Qué aspecto innovador incorpora?

En el 2000, el sector energético llevaba años dominado por fusiones y adquisiciones y se encontraba en manos de grandes empresas. En ese momento, Chris Derde y sus socios decidieron formar una empresa de energías renovables junto a un reducido grupo de personas.

Para hacerlo separaron Fortech de Wase Wind, algo que les permitió “limitar los riesgos para los cooperativistas y ofrecer energía eólica de manera rentable”. También eligieron instalar los aerogeneradores más eficientes. En el momento de su puesta en funcionamiento, eran los de mayores dimensiones y los más potentes del Benelux y se encontraban equipados con tecnología vanguardista.

Desde entonces, Wase Wind se ha convertido en una cooperativa de 2.000 personas que, juntas, invierten en energía eólica en su propia región. La energía producida la consumen los propios cooperativistas, tanto en sus hogares como en empresas locales, y edificios públicos como centros deportivos y ayuntamientos. Además, cada uno de los clientes coinvierte y el beneficio se reparte entre ellos.

La energía eólica también tiene sus detractores, preocupados por la visibilidad, las sombras que crean los aerogeneradores o su ruido. Sin embargo, los vecinos de la zona en la que trabaja Fortech se presentan como sus “más fervientes seguidores”. Entre otras cosas, la compañía no solo mantiene una relación estrecha con ellos sino que además aborda conjuntamente con los residentes las posibles molestias. También lleva a cabo actos con ellos, como la organización de eventos a los que invitan a los habitantes del área o la recepción, cada año, de 750 estudiantes de las escuelas de la región.

¿Qué impacto ha tenido Triodos Bank en su actividad?

Cuando Fortech obtuvo los primeros permisos necesarios para iniciar su primer proyecto eólico, en 2004, sus responsables se encontraron con que los grandes bancos no les ofrecían financiación y desconocían el sector eólico, entonces emergente. Sin embargo, Triodos Bank si que era consciente de la importancia y las posibilidades de este sector, y financió la iniciativa “con unas condiciones adecuadas”.

La entidad, además, aportó asesoramiento sobre aspectos como las garantías de los fabricantes que más tarde, según destacaron los responsables de la firma, “resultarían de enorme utilidad”. “Triodos Bank fue crucial para lanzar nuestro proyecto y siguió siendo nuestro socio para instalaciones posteriores, incluso cuando otros bancos empezaban a hacer cola para financiarlos”, añaden.

¿Qué impacto ha tenido este proyecto en su sector?

Como pionera en el sector eólico belga, Fortech desempeña un papel preponderante en ODE, la Organización del Sector Flamenco de Energías Sostenibles (Organisatie Duurzame Energie), germen de la Asociación Flamenca de Energía Eólica.

El trabajo de la entidad pronto dio sus frutos con la inclusión de todas las empresas eólicas en activo en Flandes, así como el lanzamiento de iniciativas de cooperación con los socios de Valonia. La asociación se ha convertido en la “voz” del sector eólico como consecuencia de la “consulta de alta calidad” llevada a cabo por grupos de estudio. Actualmente, además, cuenta con el reconocimiento como tal por parte del Gobierno. Su valor como interlocutor y las “pacientes y exhaustivas” consultas llevadas a cabo en el sector y con el propio Gobierno se han traducido en, por ejemplo, el ajuste paulatino en los reglamentos sobre energía eólica para que se aporten las garantías necesarias tanto para las compañías energéticas como para las personas a las que prestan servicio.

¿Cuál es el impacto local de este proyecto?

Tres aerogeneradores ubicados a lo largo de una autopista principal de Kruibeke (Bélgica) llevan produciendo electricidad a partir de energía eólica desde 2005, con la que se cubre la mitad del consumo de los hogares de los 15.000 residentes en la zona metropolitana de Kruibeke.

La empresa también construyó el proyecto eólico “Braemland II” al otro lado de la autopista E17, en Melsele, gracias al que desde 2009 se produce electricidad ecológica para 2.300 familias. Wase Wind CVBA (cooperativa) ofrece la electricidad a las familias y empresas agrícolas y de otra índole de la zona del río Waas.

¿De qué manera comparte Triodos Bank su visión?

Triodos Bank comparte con Wase Wind una clara visión a largo plazo acerca de la energía sostenible. Además de elevar la capacidad de generación instalada, a partir de fuentes de energía sostenibles, es importante invertir en un sistema energético más resiliente, socialmente integrado y equilibrado. Las nuevas tecnologías, como la conexión de los diversos agentes locales, contribuyen a la creación de cadenas cortas, eficientes y descentralizadas.

La integración local en las ciudades, las empresas y las comunidades que consumen la energía que se genera potencia el efecto. Los modelos sostenibles, como el de Wase Wind, trascienden el medio ambiente por sí mismo para abarcar las ventajas sociales en un sentido más amplio.

Metodología

El cálculo de la reducción de emisiones de CO2 se realiza utilizando los ratios de conversión (kWh por gramo de CO2) de la Iniciativa del Protocolo de los Gases de Efecto Invernadero, basados en el informe de Evaluación del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), que fue actualizado por última vez en mayo de 2015. Los ratios de conversión indican los gramos de CO2 no emitidos, considerando la combinación de todas las plantas de generación de energía existentes en un país donde estemos presentes, por kWh de energía verde generada. En esta combinación se incluye también la capacidad de generación instalada de energías renovables que otra energía verde pudiera pretender ahorrar. Por lo tanto, en realidad la reducción de emisiones de CO2 es ligeramente superior. Los ratios de conversión de los Países Bajos se basan en la metodología combinada de la oficina central de estadísticas (CBS), la agencia de desarrollo empresarial (RVO), de ECN y de la agencia de evaluación ambiental PBL, todas ellas de los Países Bajos. Dicha metodología se actualizó en 2013 y excluye las energías renovables.

Para calcular el uso medio de energía en kWh por hogar y por país en el que operamos, hemos utilizado los indicadores de eficiencia energética publicados por el Consejo Mundial de la Energía (WEC), actualizados a diciembre de 2015.

Incluimos el 100% del impacto cuando cofinanciamos un proyecto. Si no es posible registrar el 100% de los datos requeridos, utilizamos estimaciones basadas en índices eólicos y solares, en caso oportuno.

Los datos de “impacto por cliente” utilizados a lo largo del informe anual están calculados sobre un total de 607.000 clientes a finales de 2015.