Educación

Medidas de impacto

821.500 individuos se han beneficiado del trabajo desarrollado por los centros educativos financiados por Triodos Bank en 2014 (2013: 587.300), básicamente debido al crecimiento en este sector en España.

Así pues, por cada cliente de Triodos Bank había 1,5 personas recibiendo alguna clase de formación en algún centro financiado por el banco.

Nuestra visión y actividades

Préstamos al sector educativo

Porcentaje de préstamos concedidos al sector educativo

Préstamos por subsectores

% obtenido de los datos disponibles en la fecha de publicación

Nuestra visión sobre la educación

Creemos que la educación aporta enormes beneficios a los individuos en términos de desarrollo y bienestar personal – y a la sociedad en términos de desarrollo económico y de cohesión social.

Diversidad educativa. Beneficios únicos

Porque Triodos Bank cree en la mejora de la calidad de vida a lo largo de todo el espectro social, defiende la importancia de disponer de un sistema educativo suficientemente diverso e inclusivo para satisfacer las necesidades de todos los individuos con independencia de sus capacidades.

Los centros de enseñanza que aplican conceptos educativos progresistas o alternativos, o aquellos que trabajan con personas con necesidades especiales, precisan un soporte financiero complementario a la financiación pública. Pretendemos contribuir al mantenimiento y al fomento de esta diversidad dentro del sistema de enseñanza para generar un impacto positivo en los individuos, en sus familias y en la sociedad.

Nuestras prioridades

La primera infancia es una fase especialmente importante en el desarrollo personal y social, por tanto financiamos muchas escuelas infantiles y guarderías cuya filosofía se basa particularmente en un enfoque centrado en el niño y que incorpora la creatividad en el currículo de los alumnos.

También financiamos centros de enseñanza para personas con necesidades especiales y proyectos educativos para personas adultas y comunidades.

Nuestras actividades

Triodos Bank financia centros de enseñanza que pretenden complementar los sistemas educativos oficiales integrando nuevos enfoques para trabajar con alumnos con un mayor rango de necesidades.

Caso de estudio

Escuela Waldorf del distrito suroeste de Múnich

¿Qué inspiró este proyecto?

Las experiencias acumuladas durante numerosas conversaciones mantenidas con otras personas indican que la sociedad está en proceso de dividirse en tres grupos: un grupo central de población trabajadora y dos grupos periféricos formados por niños y jubilados. Estos últimos dos grupos suponen un mayor desafío para nuestra sociedad ya que exigen un entorno de atención y cuidado especiales. Los menores necesitan cuidados porque ambos padres suelen trabajar debido a los elevados costes de la vida en la ciudad de Múnich y los jubilados porque generalmente ya no tienen tanta movilidad e independencia. Por ello, en ocasiones son llevados a los márgenes de la sociedad o sufren riesgo de exclusión social.

Para evitarlo, se ha desarrollado el concepto de “punto de encuentro multigeneracional”. El objetivo es generar sinergias y volver a unir a las distintas generaciones, todo ello aplicando libremente el refrán africano: «Es necesaria toda una aldea para criar a un niño».

Para las generaciones más mayores, lo natural era crecer en un pueblo o aldea. Los niños crecían con más libertad y eran muchas las personas que les enseñaban los límites; en otras palabras, no eran solamente sus padres. Sin embargo, como la familia numerosa ya no es un concepto factible en la sociedad actual, ya no necesitamos tanto como antes las relaciones con parientes de sangre, sino que a menudo preferimos relacionarnos con otros allegados que hemos elegido.

La motivación del proyecto fue la idea de crear un lugar donde las personas pudieran vivir para y con los demás, de forma que cada uno recuperase su función en la sociedad.

¿Qué aspecto innovador incorpora?

El proyecto ofrece un lugar donde se materializan todas las situaciones de la vida, desde la guardería para los niños hasta un espacio en el que cuidar de nuestros mayores. Sin embargo, lo importante son los factores internos, ya que solo se crean sinergias al convivir. Hay personas mayores que trabajan en la guardería, el grupo de juegos del comedor y la cafetería, donde también pueden comer. Por otro lado, también hay proyectos de estudiantes que ayudan a los mayores con tareas cotidianas como hacer la compra. Es ahí donde se producen las sinergias.

Además, el proyecto también aspira a ser una iniciativa innovadora en términos de sostenibilidad energética. El centro de energía conecta todos los componentes; la escuela y las zonas comunes reciben energía de forma independiente a través de una planta de cogeneración y una planta fotovoltaica. Estas plantas generan además un excedente de energía, lo que significa que se puede devolver esa energía sobrante a la red y transferirla al municipio.

El proyecto también cuenta con un sistema para compartir vehículos. Se pretende tener una huella de carbono lo más neutra posible mediante la gestión del centro de energía y el uso de edificios energéticamente eficientes, pero además aportar un granito de arena a la reducción de la contaminación del aire en Múnich. Así que, si en algún momento se necesita un coche, se puede alquilar uno a través del servicio de coches compartidos a un bajo precio. Existen además muy buenas conexiones con el transporte público.

¿Qué impacto ha tenido Triodos Bank en su actividad?

Triodos Bank fue el único banco que decidió prestar apoyo a este proyecto. Se trata de una asociación muy pequeña y que se enfrentaba al desafío de financiar un terreno muy grande (algo menos de 20 000 m2) en el centro de Múnich con muy poco dinero propio.

Este es el motivo por el que, uno tras otro, el resto de entidades dijeron que no. “Solo Triodos Bank decidió apoyar la iniciativa en todo el proceso”, sostienen los promotores. “Triodos Bank vive el principio de la sostenibilidad, que nuestro proyecto recalca especialmente bien”, añaden.

¿Qué impacto ha tenido este proyecto en su sector?

Los representantes políticos de la región asistieron a la ceremonia de inauguración y confirmaron que no solamente se trataba de un proyecto ejemplar en cuanto a educación cognitiva, en el sentido real del término, sino que además es de gran importancia en términos sociales.

Tanto es así que el proyecto ha recibido numerosos comentarios positivos de todo el mundo. “Hemos recibido peticiones del Ayuntamiento de Múnich y también de otros países para poner en marcha otros proyectos de este tipo”, indican los promotores.

Otras administraciones escolares también les han hecho llegar comentarios positivos. Según explican los promotores de la iniciativa: “Un proyecto como este significa que uno no debe pensar en muchas más cosas que en el propio centro educativo; y esto es algo que mucha gente evita porque supone una enorme cantidad de trabajo”.

¿Cuál es el impacto local de este proyecto?

“Somos una comunidad, pero sin ser dogmáticos al respecto”, afirman los promotores del proyecto. Los niños vuelven a aprender a jugar en la calle y a convivir con los demás en una comunidad desde el primer momento.

“Disfrutamos de este ideal de comunidad y lo transmitimos a nuestro barrio. Nuestro centro está abierto a todo el mundo. No nos escondemos detrás de una pantalla, sino que queremos reducir los prejuicios y, así, seguir implicando a nuestros vecinos”, señalan. Incluso el ayuntamiento ha admitido que es un gran beneficio tener este proyecto como vecino y que la organización genera valor añadido para el distrito.

“Hay muchos aspectos en los que tenemos que volver a conectar con las personas y ayudarles a salir de su aislamiento”, explican desde el proyecto. “Esto afecta en primer lugar a muchos de nuestros mayores, que a menudo se resignan a vivir en soledad. Los puntos de encuentro multigeneracionales reincorporan a estas personas a la sociedad y les devuelven cierta autoestima”.

Con este proyecto se consigue volver a conectar generaciones diferentes para crear una comunidad.

¿De qué manera comparte Triodos Bank su visión?

Según explican los promotores de la iniciativa: “Triodos Bank comparte en gran medida nuestra visión y que además se mantiene fiel a su propia visión, a pesar de los numerosos reglamentos y normas a que están sujetos los bancos en la actualidad. Proyectos como el nuestro dependen mucho de las personas y de su entusiasmo con relación a estas visiones. Esta atención a las personas es importante para nosotros y para Triodos Bank. Este proyecto nunca habría visto la luz si este equipo de personas hubiese tomado una decisión basándose únicamente en los números”.

Metodología

Definimos un centro educativo como aquella institución dedicada a la enseñanza, como por ejemplo un colegio, un centro de formación, etc. Solo se incluyen los centros de terapia infantil cuando la mayor parte de su actividad sea educacional.

El número de individuos formados se basa preferentemente en cifras reales del número de personas que han asistido a los cursos, colegios, etc., impartidos por centros financiados por el banco. O bien, cuando no dispongamos de datos, el número medio de personas que hubieran asistido a algún curso durante el año multiplicado por el número de cursos impartidos.

Hemos medido al menos un 80% de la cartera de educación y extrapolado los datos para el porcentaje restante. Incluimos el 100% del impacto cuando cofinanciamos un proyecto.

Los datos de «impacto por cliente» utilizados a lo largo del informe anual están calculados en base a la media de depósitos por cliente en las cinco sucursales del banco. Esto se compara con la misma proporción del impacto total de Triodos Bank en cada sector concreto. A cierre de 2014 había 530.000 clientes en total.